lunes, 3 de noviembre de 2014

Presentación de BUENOS AIRES PROXIMA en la Feria del Libro



El domingo 27 de abril hicimos la presentación oficial de nuestro primer libro. El evento se realizó en la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, en el pabellón amarillo, Zona Futuro. Hubo lectura de fragmentos, proyección de fotografías, músicos tocando en vivo y gran afluencia de público. Fue una verdadera fiesta.

 Cuanto entré por primera vez en la sala donde se llevaría a cabo la presentación de la Antología, me llamó la atención su silencio, su penumbra expectante, ese clima que parece percibirse en un teatro vacío justo antes de un estreno. Un clima como de respiración contenida.
En determinado momento se me hizo sobrecogedor.
Me di cuenta, de pronto, que estaba por suceder, que aquello que había llevado tanto trabajo estaba a punto de concretarse.
Y, sentada frente la pantalla, procurando tranquilizarme, me puse a pensar en cómo había (habíamos) llegado hasta allí.
Hace cinco años, en marzo del 2009, salió el número 1 de revista PROXIMA. Desde entonces, puntualmente cada tres meses, entregamos un nuevo número. Llevamos publicados más de cien autores, entre escritores, ilustradores e historietistas, siempre buscando mostrar lo mejor de lo que se está produciendo actualmente en ciencia ficción y género fantástico en el mundo de habla hispana. Una trayectoria de calidad y continuidad que nos enorgullece. Pero no se trata sólo de eso. Nuestra principal motivación al llevar adelante este sello editorial ha sido generar un espacio de creación y difusión en el que los autores se sintieran bienvenidos, deseosos de participar.  
Y el proyecto para hacer este libro surgió de esa manera.
En una de las Tertulias (reuniones abiertas que celebramos todos los primeros sábados de cada mes a partir de las 18hs. en el bar La Alameda, de Avenida de Mayo y Salta, C.A.B.A.) se me acercaron varios escritores que aparecían publicados en el número de la revista que estábamos presentando. Habían estado charlando entre ellos y venían a decirme “lo bueno que sería hacer algo más”. Me gustó la propuesta y empecé a analizar cómo podría articularse ese “algo más”, qué podía definirlo. Empecé preguntarme qué tenían en común esos autores, con sus particularidades y diferencias, y la respuesta no tardó en aparecer. Compartían tres territorios: Buenos Aires, el género fantástico y las páginas de PROXIMA; y en base a eso empezamos a pensar la Antología. Cuentos fantásticos que suceden en Buenos Aires, pero en distintas Buenos Aires, con diferentes grados de extrañeza, atravesadas por la ciencia ficción dura, el cuento raro y el fantástico rioplatenses.
Invitamos a participar a quienes creíamos infaltables, hasta que quedó conformado el grupo de los trece autores: Pablo Martínez Burkett, Claudia Cortalezzi, Juan Pablo Cozzi, Hernán Domínguez Nimo, Guillermo Echeverría, Teresa Pilar Mira, Luis Mazzarello, Laura Ponce, Néstor Toledo, Juan Manuel Candal, Néstor Darío Figueiras, Ramiro Sanchiz y Juan Guinot.
Trabajamos en los cuentos durante  más de un año, con idas y vueltas.
La tapa, la cara al libro, se la dio Gabriel Reynoso / Grendel Bellarousse con un obelisco atravesado, intervenido, donde se superponen lo tecnológico y lo fantástico, hasta una evocación al universo de Lovecraft.   
Y, cuando el libro estuvo listo, fieles a nuestro principio ético de que los autores no deben pagar para ser publicados ni los lectores deben ser simples consumidores, reunimos el dinero para la impresión de esta primera edición con una campaña de financiamiento colectivo, mediante la plataforma de Panal de Ideas.
Nos sorprendió la repercusión de la campaña. Superamos la meta propuesta en tiempo récord y se sumó como activista, ofreciendo su colaboración, mucha más gente de la que esperábamos.
Gracias a su apoyo y al de todos los que de un modo u otro colaboraron para que este libro se hiciera realidad, llegamos hasta allí, a aquella noche del 27 de abril en la Feria del Libro.
Para mantener bien alto mi nivel de adrenalina, la gente de la imprenta me había entregado los ejemplares apenas unas horas antes; pero ya estaban ahí, en las cajas apiladas junto a la pared, como pájaros ansiosos, o pequeños autómatas a la espera de la luz que habría de activarlos.
Y la gente empezó a llegar.
Mucha gente.
Cada vez más gente.
Y la sala no se desocupaba.
La charla anterior se extendió una media hora más de lo programado y terminamos tomando la sala casi por asalto.
Nahuel Ponce, músico invitado, abrió la presentación tocando una versión de “La Ciudad de la Furia”, una versión distinta, bien a tono con nuestra Antología.
Y subimos al escenario, los autores a mi derecha e izquierda, ubicándonos en un semicírculo.
El público ya llenaba la sala, incluso había gente sentada en el piso.  
Con cierto aire de irrealidad, no pudiendo terminar de creer que todo aquello estaba sucediendo en verdad, comencé la presentación agradeciéndoles su presencia y contando más o menos lo mismo que les acabo de contar a ustedes acerca del origen y gestación del proyecto.
Fui pasándoles el micrófono a los autores para que contaran algo acerca de sus relatos y leyeran fragmentos. Mientras, detrás de nosotros, se proyectaban fotos de la  ciudad  de  Buenos Aires, fotos del  genial Gonzalo Castro que
acompañaron la campaña de recaudación en Panal de Ideas.
El público aplaudió, se rió, se horrorizó y se enterneció al ritmo de las lecturas que escuchaba.
Hubiera querido hacer una ronda de preguntas, pero ya no teníamos más tiempo.
Nahuel cerró la presentación tocando dos temas más, uno con Bren Chi (un tema de Norah Jones) y otro con Juan Manuel Diaz (“El anillo del Capitán Beto”).
Mientras ellos cantaban sobre una nave que surca la soledad del espacio, la mesa donde estaban los libros y pósters se llenaba de gente, los colaboradores de la campaña de Panal retiraban sus recompensas y los autores firmaban ejemplares, todos se sacaban fotos, todos iban y venían en un jubiloso hormigueo.
Nos fuimos porque nos echaban, porque ya tenía que cerrar la feria, pero de muy buena gana hubiéramos estado un largo rato más.
Al despedirse, Ivan Moiseeff, parte del equipo que organizaba las charlas y actividades en Zona Futuro, me dijo que éste era el evento que más público había reunido en ese espacio. De todos modos, incluso antes de que él me dijera eso, yo ya sabía que la presentación había sido un éxito, un éxito en todos los aspectos.
Gracias totales. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario